MOVILIDAD SOSTENIBLE E INFRAESTRUCTURAS

Programa de Elkarrekin Podemos (descargar)

Es preocupante ver cómo ha aumentado el consumo de energía y las emisiones ligadas con el sector de transporte. El número de vehículos ha aumentado un 70% desde 1990, suponiendo el 35% del consumo de energía. Esto ha supuesto que las emisiones de gases ligadas al transporte se hayan duplicado. Es necesario por lo tanto un replanteamiento de la movilidad y la accesibilidad a nivel de la comunidad.

La apuesta por la movilidad sostenible comienza por la adopción de otro modelo territorial y urbano basado en dos aspectos fundamentales: las distancias cubiertas en los desplazamientos han de acortarse (con lo que disminuirá la necesidad de movilidad) y los circuitos de consumo deben ser principalmente locales, pues sólo de esta manera podrán fomentarse los desplazamientos no motorizados (peatonales y en bicicleta). Un sistema de movilidad será sostenible y viable, si se fundamenta en el transporte no motorizado; todas las demás propuestas (electrificación del transporte público, plataformas intermodales para enlazar tren, metro, bicicleta, autobús y tranvía) son complementarias a esta idea central.

En Euskadi la práctica totalidad del transporte de personas y mercancías se realiza por carretera, modalidad que origina el 85% del total de las emisiones de gases de efecto invernadero asociadas al transporte. Esto provoca que seamos uno de los territorios de Europa con un mayor grado de artificialización del suelo. Por otra parte casi el 80% de los desplazamientos habituales de la gente tienen como objetivo acudir al trabajo (36%), hacer las compras (25%) y realizar actividades de ocio y recreo (24%), actividades para las que se emplea el vehículo privado de forma hegemónica.