PLAN DE TRANSICIÓN ENERGÉTICA

Programa de Elkarrekin Podemos (descargar)

A la vista del gran peso que tienen los usos energéticos en la emisión de GEIs en la CAPV, es prioritario actuar en este ámbito para hacer frente al cambio climático. Es necesario, por lo tanto, desarrollar un Plan de Transición Energética que haga frente a los problemas que afectan en la actualidad al sector energético como son la gran dependencia del exterior y de los combustibles fósiles, el excesivo coste de un bien básico como es la energía y la dificultad de acceso a la misma para una parte importante de la sociedad, o el excesivo control que ejerce el oligopolio energético.

Este Plan de Transición Energética tiene que sentar las bases para un cambio hacia un nuevo modelo energético, basado en el ahorro, la eficiencia energética y las energías renovables, distribuidas y en manos de la ciudadanía. Se trata de gobernar el cambio de modelo energético con una visión a largo plazo, de manera que transitemos desde la dependencia energética exterior de los combustibles fósiles hacia la autosuficiencia energética autóctona que proporcionan las energías renovables y la eficiencia energética, algo necesario tanto por razones ambientales como económicas y sociales. Es una herramienta fundamental para luchar contra el cambio climático, al tiempo que es una fuente de empleo verde y de desarrollo tecnológico, y una necesidad para alcanzar una mayor seguridad de suministro. La política energética debe ser un vector central de otras políticas, como el transporte, el consumo o la agricultura, con el objetivo de conseguir no sólo eficiencia, sino una reducción real en el consumo de energía.

Partiendo de la realidad inicial de la CAPV, este plan establecerá los objetivos mínimos en relación con los niveles de ahorro y aportación de energías renovables para nuestra comunidad. En concreto, se establece un objetivo de reducción del 125 ktep/año, lo que supone un 10% de ahorro de energía sobre los niveles de 2014[1] y una aportación de enePromoveremos una revisión general del funcionamiento del EVE (Ente Vasco de la Energía), convirtiéndolo en el principal agente impulsor de este Plan. Para ello, se propone su reforma, para enfocar su labor a la consecución de los objetivos de este plan. Además, se cerrará la Sociedad de Hidrocarburos de Euskadi, al quedar la búsqueda de hidrocarburos fuera de los objetivos del Plan de Transición.

  • Ahorro y eficiencia energética:

El Plan de Transición Energética propone un ahorro de energía del 10% sobre los niveles de 2014, reduciendo así 360,000 tCO2 anuales, y sentando las bases para alcanzar una reducción de consumo de energía del 25% para 2030, y el 35% para 2050, siempre tomando como referencia el año 2014. El objetivo marcado para la legislatura supone reducir 125 ktep anuales.

  • Energías renovables en manos de la ciudadanía:

El Plan de Transición Energética se propone una aportación de energías renovables del 20% para el año 2020, lo que supondrá una reducción de emisiones de GEIs adicional de 430,000 tCO2. Así mismo, este plan establecerá las bases para llegar a una reducción del consumo energético del 25% respecto a 2014 y un porcentaje de renovables del 50% en 2030, y una reducción del 35% respecto a 2014 y un sistema energético basado 100% en energías renovables en 2050. Para ello, se desarrollará un Plan Territorial Sectorial de Energías Renovables, revisando el Plan Territorial Sectorial de la energía eólica para fomentar la autogeneración y las instalaciones locales y extendiéndolo a otras fuentes de energía.