SEGURIDAD Y LIBERTAD CIUDADANA

Programa de Elkarrekin Podemos (descargar)

Los principios políticos de Elkarrekin Podemos incluyen la materia de seguridad en el ámbito de las libertades públicas. En coherencia con ello, tomamos como referencia básica el concepto de Seguridad Humana, desde su origen en el Plan de Naciones Unidas para el Desarrollo (1994) hasta sus más recientes evoluciones, para los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la Agenda 2030 de la Unión Europea.

La Seguridad Humana atiende la violencia estructural, la seguridad ciudadana, la globalización seguritaria y las injusticias sociales, mediante políticas públicas integradas. La seguridad no es cosa solamente de policías, jueces o prisiones, sino del conjunto de comunidad e instituciones, aplicando políticas sociales y de seguridad que se complementen, siempre respetando los Derechos Humanos, individuales y colectivos. En este tipo de seguridad, global por definición, encajan otras “seguridades”, como la de defensa o cooperativa (exterior), la seguridad ciudadana y la sostenible (interior), o las propuestas de los “estudios críticos de seguridad”. A partir de una dinámica dialéctica de pensamiento y acción proponemos diversas acciones a desarrollar mediante una estrategia de transformación social.

  • Estrategia para la acción.
Se trata de una estrategia que adapta a Euskadi, en nuestro tiempo, la Seguridad Humana, con la evolución de sus contenidos, desde los estudios críticos, las perspectivas ecologista y feminista, la influencia multilateral internacional, procurando el ejercicio igualitario de las libertades, la emancipación social en Euskadi y el giro ético-político en la práctica del Gobierno Vasco.
Hacemos las propuestas de forma proactiva, es decir, planteando iniciativas que responden, sobre todo, a las metas que buscamos para una sociedad mejor. Nos gustaría una seguridad muy diferente a la actual, en la que, por ejemplo, los grandes defraudadores escapan al control mientras la denuncia pública es amordazada. Quitar la mordaza, o reducirla en su aplicación en Euskadi, es más asequible que dotarnos de políticas y medios para acabar con el fraude fiscal, pero hacía ahí tenemos que ir sin dilación. Una estrategia que tiene su fundamentación en su aplicación práctica. 
  • Ejes estratégicos de la seguridad humana en Euskadi.

1. Seguridad Participada.

Las políticas públicas se hacen “para el pueblo”, pero “con el pueblo”, también en seguridad, lo que conlleva la precisa apertura a la participación pública en la materia. Una participación que también ha de ser intra-institucional (con los diversos departamentos del Gobierno Vasco interpelados), e inter-institucional (con las diferentes instituciones públicas y privadas implicadas).

2. Seguridad Integrada.

La seguridad es parte de las políticas públicas y ha de estar integrada dentro de las mismas. Más allá de la colaboración formal que se entiende en cualquier gobierno, “colegiado” por definición, señalamos que la promoción de las libertades, junto a la responsabilidad cívica (derechos y obligaciones ciudadanas), han de ser objetivo conjunto para la integración de las políticas del Gobierno Vasco.

3. Seguridad Transformadora.

Las políticas de seguridad también han de contribuir a la modificación sustancial de lo existente actualmente. Creemos que otra seguridad es posible, una que facilite una convivencia democrática en libertad y justicia social.

4. Seguridad Eficiente.

Los objetivos múltiples a conseguir tienen que disponer de los presupuestos precisos, pero gestionados con criterios de eficiencia y, en su caso, de eficacia prioritaria (como es el caso frente a la Violencia de Género). Un aspecto básico en este aspecto es la adecuación de los servicios policiales existentes, que liberen recursos para otras políticas públicas que también incidan en la promoción cívica.