Programa de ELKARREKIN PODEMOS

 

NOTA: En esta sección del portal incluimos un extracto de los análisis de situación y de los razonamientos incluidos en el Programa Electoral que justifican cada una de las medidas propuestas. Navega por el menú "Proponemos" para leer estos extractos o descárgate el programa completo y podrás consultar las medidas concretas, una a una. ¡Son casi 900!

 

A lo largo de este documento pretendemos más presentar caminos para poder dar cauce a las demandas de una importante mayoría social de Euskadi que presentar soluciones cerradas e inamovibles. Consideramos que en Euskadi han pasado los tiempos de hacer planteamientos maximalistas en esta cuestión. Más aún creemos que una fuerza política como la nuestra, que es plural en su composición y comprometida con la radicalidad democrática puede ser clave para ayudar a articular ese nuevo pacto social de convivencia de una forma inclusiva y transversal, superando frentismos pasados y alineamientos estrechos de identidades nacionales con opciones políticas. De hecho, proponemos que ese nuevo acuerdo de convivencia sea capaz de construir un imaginario colectivo, netamente afirmado en la realidad vasca presente y pasada, perfectamente compatible y respetuoso con los diferentes sentimientos e identidades nacionales, y reconocido como un aglutinador social por todos ellos. No obstante, tampoco podemos permitir que este nuevo acuerdo o pacto se circunscriba a cuestiones identitarias o territoriales, la ciudadanía demanda sin lugar a dudas que incorpore la cuestión social y que suponga un horizonte futuro de oportunidades e igualdad.

 

Elkarrekin Podemos #PorEuskadi #Jendearekin

A pesar de que el tejido social y económico vasco ha resistido mejor que el de otros territorios, la ciudadanía vasca percibe de forma mayoritaria que nos encontramos en una de las crisis más prolongadas en décadas. Se han agudizado problemas sociales como la desigualdad, la precariedad en el empleo y la falta de oportunidades, que desgraciadamente ya conocíamos de antes.

Recientemente hemos escuchado que Euskadi se parece a un paraíso, pero muchas personas sentimos que la solución a nuestros problemas no pasa por compararnos con los territorios que peor están, tienen peor gestión o más han sufrido, sino por salir de la autocomplacencia, la falta de previsión y de sensibilidad social que han caracterizado al ejecutivo de Urkullu.

Sin ir más lejos, en Euskadi se firman más contratos precarios que nunca y tenemos más de 128.000 vecinas y vecinos sin empleo. Según estudios bien conocidos, la mitad de la población ha dejado de ir al dentista o se lo ha planteado seriamente. Si miramos hacia los países más desarrollados de nuestro entorno nos daremos cuenta de que la salud dental se considera, apenas a unos kilómetros de nuestras casas, un derecho básico.

Al mismo tiempo, las mujeres en Euskadi no disfrutan de igualdad real ni en el acceso al empleo ni en la responsabilidad de los trabajos de cuidados; se encuentran con techos de cristal y tienen dificultades para ocupar espacios públicos de decisión, además de sufrir violencias machistas que siguen sin ser prioritarias en las políticas públicas. También estamos dejando atrás décadas de dolor injustificable y de incapacidad para entender la pluralidad de nuestro país, entienda cada cual lo que entienda por país.

A esto tenemos que dar una respuesta que sea compartida por personas que venimos de vivir, pensar, sentir y votar de maneras diferentes. En los próximos años deben estar encima de la mesa las maneras en que afrontamos la crisis económica; la cronificación del desempleo; el futuro de nuestra industria y la apuesta por un nuevo modelo productivo sostenible social y ambientalmente, que asegure empleo de calidad; decidir en la cuestión territorial; ver cómo potenciar el uso del euskera; la necesidad de blindar y actualizar el autogobierno; las consecuencias funestas del TTIP para el tejido económico pequeño y mediano y para las condiciones laborales de la mayoría, así como la construcción definitiva de un marco estable de paz y convivencia.

Por tanto, el 25-S nos jugamos algo más que la gestión de la inercia actual. Venimos de una legislatura que no ha abordado las cuestiones importantes y eso ha tenido consecuencias negativas para la ciudadanía. ¿Por qué conformarnos si tenemos todo lo que necesitamos para construir un futuro más próspero y menos desigual?

Tenemos instituciones sólidas que debemos poner al servicio de la ciudadanía y que necesitamos libres de clientelismos. Tenemos un tejido económico capaz de generar más oportunidades. Podemos hacerlo mejor. Tenemos la ilusión, la capacidad y la voluntad política de reactivar las instituciones y las herramientas de que disponemos y ampliar nuestro horizonte hacia un modelo más inclusivo, social, justo y solidario. Tenemos los mimbres y tenemos el impulso que necesita esa mayoría social que, venga de donde venga y haya votado lo que haya votado, no está encontrando soluciones. Queremos abrir las instituciones y ponerlas al servicio de la ciudadanía.

Tras décadas de connivencia del PNV con las élites económicas vascas, Euskadi tiene pendiente la asignatura de la igualdad de oportunidades y de la participación en las instituciones de otros agentes políticos y sociales.

 

Por todos estos motivos, y porque creemos firmemente en una Euskadi de futuro, sostenible, con derechos y oportunidades, #ElkarrekinPodemos. Con la gente. Con Euskadi.

 

Descarga el programa de Elkarrekin Podemos en español o en euskara.