VIOLENCIAS MACHISTAS

Programa de Ekarrekin Podemos (descargar)

La violencia machista, en todas sus vertientes, es uno de los problemas más sangrantes de nuestra sociedad que Elkarrekin Podemos quiere erradicar por completo. Lo repudiamos abiertamente y para ello pondremos en marcha medidas integrales y transversales en todos los niveles institucionales y sociales, con el fin de acabar con esta lacra que aflige a nuestra sociedad y que atenta directamente contra los derechos, la dignidad y la vida de las mujeres.

Es necesario un elaborar un pacto social y un Plan urgente que ataje la lacra de la violencia machista que asesina anualmente centenar de mujeres y miles que sufren agresiones machistas de toda índole. Euskadi necesita un gobierno decidido a promover y dotar de los recursos necesarios las políticas de prevención y actuación ante la violencia machista, cuya erradicación debe ser una de las prioridades absolutas de cualquier fuerza política. Desde el impulso a las políticas educativas en igualdad (coeducación), hasta la creación de estructuras para la participación de colectivos feministas en el diseño, implementación y evaluación de los protocolos de actuación.

Es preciso además, reducir las trabas legales y burocráticas para la puesta a disposición de las mujeres que sufren violencia machisrta de los recursos sociales necesarios para garantizar su integridad física y facilitar su autonomía personal, creando una amplia red de recursos que proporcionen una atención integral.

En Elkarrekin Podemos criticamos abiertamente que las mujeres sean presentadas en la mayoría de los casos como víctimas que necesitan protección y asistencia, más que como sujetos activos que luchan por sus derechos y por su autonomía y por ello creemos que es necesario superar dicho paradigma y afrontar este grave problema considerando a las mujeres como seres independientes, y eliminando el enfoque que las culpabiliza y responsabiliza de la violencia que ellas mismas sufren.

Defenderemos que para poner fin a esta lacra hay que trabajar en poner las bases hacia la transformación social, reconstruyendo la educación, superando los falsos mitos sobre la sexualidad y las relaciones, y rompiendo con el modelo de familia heteropatriarcal.

Medidas:

  • Aumentaremos en un 15% el presupuesto para la lucha contra las violencias machistas y su total erradicación.
  • Pondremos en marcha un Pacto Social contra la violencia machista donde se reflexione sobre si el sistema vigente responde a las necesidades actuales, planteando un sistema único con el objetivo de elaborar una estrategia urgente para responder a la violencia contra las mujeres.
  • Promoveremos la creación de una Escuela de Empoderamiento a nivel autonómico para las mujeres.
  • Se ampliarán los recursos materiales y económicos de atención inmediata y a largo plazo para mujeres que hayan sufrido violencia, simplificando los métodos para el acceso a dichos recursos.
  • Se trabajará incansablemente por poner en marcha programas de detección y prevención de la violencia machista partiendo del principio básico de que hay que insistir y visibilizar los problemas de raíz que la generan.
  • Trabajaremos en base a la solidaridad y participación ciudadana especialmente de movimientos feministas y otros colectivos para erradicar este tipo de actos execrables, por lo que fomentaremos la creación de redes informales de mujeres para apoyo a las víctimas.
  • Generar programas integrales de acompañamiento a víctimas de violencias machistas, que ponga a las mujeres en el centro y que las sitúe y las acompañe en función de sus peculiaridades y necesidades garantizando alternativas en todos los casos y primando la protección al control y desvinculando el proceso de garantía de derechos y de protección sobre el proceso judicial, facilitando el camino de las mujeres en la salida de la violencia.
  • Se pondrán en marcha programas específicos de prevención de la violencia machista en centros educativos, sociales y laborales.
  • Promoveremos una Ley Integral contra la trata de personas para afirmar el papel central de las víctimas como sujetos de derechos en coordinación con las autoridades estatales, autonómicas y locales en su protección, identificación y detección.