IGUALDAD. Las mujeres como motor de cambio global.

Programa de Ekarrekin Podemos (descargar)

Si bien algunos aspectos de la Igualdad de Género han progresado, los principales factores de desigualdad no se han superado o, en algunos casos, han incluso retrocedido: los recortes en políticas de Igualdad y en políticas sociales como Sanidad, Dependencia o Educación que afectan directamente al acceso de las mujeres al ya restrictivo mercado laboral; así como la reforma de la Ley del Aborto, que restringe los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres menores de 18 años, confirman sin duda este retroceso.

Los problemas compartidos por el conjunto de la sociedad acostumbran a ser sufridos en mayor medida por las mujeres. De ahí la feminización de la pobreza, el paro femenino, menores tasas de actividad, mayor precariedad, etc. Sin embargo, también existen problemas específicos derivados del mero hecho de ser mujeres, y que tienen que ver con un determinado orden social, el heteropatriarcado, que genera diferentes tipos de violencia, ya sea directa, cultural o estructural, con los asesinatos machistas como su consecuencia más palpable e intolerable.

En Elkarrekin Podemos no vamos a admitir retrocesos en la Igualdad de Género. Las mujeres y los hombres son los protagonistas de la historia y ambos debemos escribirla. Para que las mujeres tengan posibilidades de participación en el espacio público es imprescindible un reparto equitativo entre hombres y mujeres en el espacio privado. Este planteamiento conlleva sin duda, una transformación profunda de nuestra sociedad y de los roles que en ella desempeñamos, donde los hombres deben ser conscientes de que tienen privilegios de género y que deben renunciar a ellos para dar paso a que las mujeres puedan tener, y sobre todo ejercer, todos los derechos de los que son titulares pero a los que muchas veces se les niega el acceso.

Es indudable que el nuevo ciclo político es feminista y por ello las propuestas de Elkarrekin Podemos apuntan hacia un cambio de paradigma en el que la integración de las mujeres en la totalidad de los ámbitos de la vida y su reconocimiento por parte de todas las personas, constituya el motor del cambio global.

Estamos viviendo un espejismo autocomplaciente con respecto a la Igualdad de Género, ya que una buena parte de la sociedad cree que ya está conseguida, cuando la realidad es que ni siquiera se están cumpliendo las leyes que evitan la discriminación: la carencia de sanciones y la tremenda laxitud ante la falta de cumplimiento, da lugar a que sólo se estén desarrollando acciones meramente cuantitativas (como conseguir determinadas cuotas a través de acciones positivas) que aunque necesarias, no son suficientes para conformar una sociedad más justa e igualitaria.

Es imprescindible ir más allá, abordar medidas cualitativas tendentes a visibilizar las injusticias que a todos los niveles dan lugar a la desigualdad, para saber cuáles son sus causas y cuáles sus efectos. Sólo conociendo lo que ocurre y sus razones, estaremos en disposición de actuar con coherencia.

El heteropatriarcado trae consigo un pensamiento binario machista y, con ello, los estereotipos de género. Esta forma de interpretar el mundo de forma binaria genera modelos jerárquicos y normativos, y son definidos y elaborados por los grupos sociales dominantes, relevando a un segundo plano lo que piensan los demás grupos que se convierten así en dominados, legitimando así la desigualdad social. De ahí que, por ejemplo, lo femenino es considerado como lo negativo, lo débil, la ausencia, la negación, el continente oscuro e inferior a lo masculino.

Para hacer frente a estos planteamientos es necesario que todas las políticas que se pongan en marcha tengan una perspectiva feminista, contando para ello con la implicación de todas las personas en su diseño e implementación con el fin de construir una sociedad igualitaria, rompiendo con el modelo heteropatriarcal y obligando a que se tenga en cuenta a todas las mujeres atendiendo a su diversidad, y trabajando para que las políticas de gé- nero no se queden aisladas sino que sean transversales a todas las facetas que afectan a la sociedad, asegurando así la consolidación de una Igualdad real y efectiva.

Además, desde Elkarrekin Podemos, entendemos que es importante la implicación y participación de los hombres en este proceso de deconstrucción de los arquetipos y modelos heteropatriarcales: es necesario un nuevo paradigma alternativo al modelo de sociedad actual para avanzar hacia la igualdad en la diversidad.

En definitiva, consideramos que las Políticas Feministas son una de las herramientas más potentes y eficaces para de forma transversal, acabar con el sistema heteropatriarcal dominante y conseguir la Igualdad efectiva entre mujeres y hombres. Acabar con cualquier forma de desigualdad o discriminación en Euskadi que afecte a las personas por razón de género u opción sexual, es una de las principales tareas de las mujeres y los hombres de Elkarrekin Podemos.