Edukira joan

Podemos 2017: el mapa y el territorio.

Cuando escribamos esta historia comprobaremos que hubo mucho más, pero puede decirse que, a efectos prácticos, Vistalegre I fue una asamblea en la que muy pocas ideas acumularon casi todo el peso.

EDUARDO MAURA - PÚBLICO
Imagen
No me gustan los manifiestos. Aunque ayudan a posicionar debates y a posicionarse en ellos, tanto quien firma como quien no lo hace paga el precio de entablar un diálogo menos productivo de lo que sería posible en otro contexto. La lógica de los manifiestos es como una conversación en la que la comunicación se interrumpe por el mal tiempo una y otra vez. Nos escuchamos, pero la línea se entrecorta. Es mejor que no hablar, pero nos deja mal sabor. Más aún, su proliferación señala carencias fundamentales en la democracia (interna y externa): la falta de espacios y tiempos comunes para hacer política, o lo que es igual, la ausencia de condiciones materiales para abordar las cuestiones primordiales, por falta de herramientas organizativas e institucionales. Sin embargo, esta semana he sentido la necesidad de firmar nada menos que dos: “Democracia para ganar” y “Podemos en movimiento”. El motivo [...]