Edukira joan

Opiniones sobre el proceso de la II Asamblea Estatal.

Opiniones de distintos miembros destacados de Podemos.

VARIOS - Télegram, Twitter, Facebook...
Imagen

JORGE MORUNO: Vistalegre II no son unas elecciones ni un proceso autonómico, es nuestro propio proceso constituyente. Si Podemos anticipa a la España de mañana tienen que poder darse todas las discusiones sin cortapisas y evitar que se convierta en un plebiscito. En un proceso constituyente se debaten y se deciden los marcos de convivencia y la hoja de ruta de un colectivo. Esa decisión no debe quedar supeditada al uno, es al revés, el uno debe acatar la decisión de los muchos. Es de sentido común; democracia.

EDUARDO MAURA: Lo decía hace un rato aquí mismo y lo dice @ierrejon en este vídeo. Para un Vistalegre II masivo, abierto y útil para cambiar la vida de la gente necesitamos varias cosas: - Aplicar hacia dentro lo mismo que queremos hacia fuera: listas abiertas, censo abierto para sumar y sistema proporcional para garantizar la diversidad. - Votación por separado de proyectos y de personas. Para debatir con garantías las ideas deben ser lo primero. - Evitar excesivas concentraciones de poder y de recursos en cualesquiera de los órganos. - Tener un debate profundo y amplio sobre el rumbo político que necesitamos y sobre cómo conseguimos un gobierno de cambio y de la gente. El objetivo no ha cambiado. Sigue ahí, esperando a que tomemos las mejores decisiones lo más democráticamente, sin caer en derrotismos y sin olvidar que somos nosotros mismos quienes ya demostramos que las instituciones son difíciles, pero que sirven para mucho y para muchas personas. Ellas mismas nos lo están diciendo.

PABLO ECHENIQUE: Asistimos en estos días a un intenso debate sobre si debemos o no votar los documentos organizativos y políticos asociados a las candidaturas en la segunda Asamblea Ciudadana Estatal de Podemos (lo que coloquialmente llamamos “Vistalegre 2”). El razonamiento de los compañeros y compañeras que defienden su separación parece ser que esta sería la única forma de que podamos tener un largo y fructífero debate de ideas que no sea opacado u ocultado por la democrática confrontación entre equipos. Estando completamente de acuerdo la necesidad de que tengamos ese debate de ideas lo más puro y enriquecedor posible, discrepo en que la votación separada sea el único mecanismo que lo garantice. Por un lado, recordemos que, de los 29 procesos autonómicos que hemos tenido en Podemos, en 28 se votaron documentos y candidaturas conjuntamente. No se oyeron grandes quejas respecto de la ausencia de un debate de ideas en estos 28 procesos. De hecho, yo mismo participé en uno de ellos ---el de Aragón--- y no me pareció que adoleciese de este defecto. Por otro lado, hay miles de cosas que se pueden hacer respecto del diseño de la asamblea de Vistalegre 2 para garantizar el debate de ideas sin tener que caer en esa cosa tan rara de desligar los proyectos de los equipos que los han de llevar a cabo. Por ejemplo, se puede apostar por una asamblea en la que haya espacio para tener un largo y profundo debate de ideas mucho antes de que siquiera existan las candidaturas Como Secretario de Organización, me comprometo a buscar vías como estas y que así el debate de proyectos esté garantizado.

JORGE LAGO: Entiendo que una Asamblea Ciudadana como la que tendremos en febrero sirve y está pensada para tres cosas distintas: redefinir las reglas de juego (modelo organizativo), los objetivos y metas compartidas (la estrategia política) y, por último, las personas más idóneas para organizar y llevar a la práctica esa estrategia. Como en todo proceso constituyente, las reglas de juego y los objetivos políticos se deciden antes y con independencia de las personas que, temporalmente, los llevan adelante. Y así tenemos que proceder en el próximo congreso: evitar que el debate de caras y portavoces sea más importante o contamine el resto de objetivos y análisis. Para eso, creo que primero tenemos que tener una discusión honesta sobre ideas y objetivos, sobre cómo hacer de Podemos un partido capaz de ganar este país. Una vez tengamos esa redefinición de la organización y de sus objetivos políticos, valoremos sin acritud alguna qué caras o qué equipos son los más capaces de llevar esos objetivos lo más lejos posible. Creo que, con independencia de quién sea elegido para pilotar el proyecto y formar parte del consejo ciudadano, deberíamos ir hacia un Podemos descentralizado (en cuanto a territorios, recursos y espacios de decisión se refiere); definido por una igualdad real (una organización democrática es una organización feminista); con un sistema proporcional para sus votaciones mucho mayor que el actual y, por tanto, con una organización más plural y democrática (el sistema Borda que se negó para Madrid tiene, creo, importantes ventajas y virtudes) y con una participación mayor no solo de las bases, sino también de la sociedad civil (y para ello será importante tener, por ejemplo, el censo abierto). Un partido que sea una imagen lo más ajustada y fiel posible del país que queremos construir.

EDU MAURA: Lo decía hace un rato aquí mismo y lo dice @ierrejon en este vídeo. Para un Vistalegre II masivo, abierto y útil para cambiar la vida de la gente necesitamos varias cosas: - Aplicar hacia dentro lo mismo que queremos hacia fuera: listas abiertas, censo abierto para sumar y sistema proporcional para garantizar la diversidad. - Votación por separado de proyectos y de personas. Para debatir con garantías las ideas deben ser lo primero. - Evitar excesivas concentraciones de poder y de recursos en cualesquiera de los órganos. - Tener un debate profundo y amplio sobre el rumbo político que necesitamos y sobre cómo conseguimos un gobierno de cambio y de la gente. El objetivo no ha cambiado. Sigue ahí, esperando a que tomemos las mejores decisiones lo más democráticamente, sin caer en derrotismos y sin olvidar que somos nosotros mismos quienes ya demostramos que las instituciones son difíciles, pero que sirven para mucho y para muchas personas. Ellas mismas nos lo están diciendo.

JORGE MORUNO: Tres apuntes rápidos sobre cómo pensar y enfocar el Vistalegre II. 1) Toca empezar de nuevo sin partir de cero. Primero hacer balance y autocrítica de estos dos años de Vistalegre, intensificando lo bueno y desterrando lo malo. Podemos debe constituirse como el anticipo del país que viene: Plurinacional, feminista, democrático y federal. Podemos es el campo de pruebas de lo que luego, más adelante, apliquemos desde el gobierno. Hay que seguir por la senda de una normatividad propia que drene y marque el ritmo politico; lo hicimos con la transparencia o la independencia financiera de los bancos. 2) Partiendo de esta base, la proporcionalidad es importante, pero más importante todavía es la construcción de un régimen propio, de una garantía para la existencia y configuración de minorías. Para esto resulta clave diseñar una norma propia, una serie de contrapesos, espacios de deliberación y decisión, contrapoder etc.. que no inscriban la diferencia bajo la lógica "policial" que ordena el tablero desde el punto de vista del mando, de quien manda. Dicho de otro modo, Podemos no debe replicar la forma jerárquica del Estado ni tampoco una proporcionalidad liberal en su interior. Por la contra, debe dar espacios y oxígeno para que brote la diferencia sin catalogarla ni etiquetarla como "corrientes". 3) Si Podemos debe anticipar el país que viene, debemos ensanchar las paredes de la democracia con respecto a los procesos previos, especialmente en relación al anterior Vistalegre. Si la historia es la historia permanente de la revocación de los hechos consumados por otro hecho aún consumar (Althusser), en este caso debemos avanzar, no involucionar: separar la votación de proyectos y modelos de la votación de las listas resulta fundamental. Tenemos que enterrar la lógica del plebiscito, la lógica del "scattergories" que empobrece la deliberación y la decisión democrática para reducirla a la liberal "elección" de lentejas. Salir de Vistalegre es salir de algunos vicios adquiridos; salir de los hábitos. Ahora no hay prisa, ahora no hay urgencia, ahora toca más democracia porque contamos con una de sus cualidades fundamentales: tiempo.

JORGE LAGO: Algunos (falsos) debates sobre Vistalegre II: -Claro que las ideas están siempre respaldadas por personas, ni los más platónicos creen en un mundo de ideas puras independiente de quienes las proponen, defienden y ejecutan. Lo que tenemos que preguntarnos es si queremos un debate de ideas (políticas, organizativas) propio y separado del debate de los líderes, o una votación conjunta en la que la confrontación y decisión sobre las caras pueda hacer sombra a la discusión política. -Y que nadie se engañe, si el debate se produce a la vez, hablaremos de Pablo, de Miguel, del otro Pablo. O de Teresa, de Irene, de Carolina, pero no se hablará tanto o tan claramente de qué modelo organizativo, de qué estructura confederal o plurinacional del partido, de cómo asegurar la separación de poderes en el seno de Podemos, de cómo dotar de recursos al conjunto de la organización y, claro, de cómo democratizar y descentralizar el poder. Tampoco hablaremos de qué ideas y estrategias creemos que son las más adecuadas para ganar este país en los próximos meses, ni de qué entendemos por unidad o movimiento popular. Hablaremos, como el resto de partidos, de caras, de perfiles, de estilos. No de ideas. -Y no, no hay problema en que se voten y aprueben proyectos o ideas no defendidas por quien luego ocupe la dirección. Al revés, que esto pueda ocurrir es la mejor garantía de democracia interna y de pluralismo, es decir, de un partido donde se dirige obedeciendo. Obedeciendo la voluntad de la mayoría de la organización, de sus militantes e inscritos. ¿O la democracia a la que aspiramos consiste en votar a una dirección -con sus ideas, proyectos y estrategias- para seguirla y obedecerla hasta la próxima asamblea ciudadana? -Se ha llegado a decir que no tiene sentido separar las votaciones de caras y proyectos porque el líder o la dirección de Podemos elegida podría tener que aplicar, por ejemplo, el programa del PP. Más allá de lo burdo del argumento, seamos un poco honestos con nuestra propia organización: nadie en Podemos va a defender programas antagónicos, ideas políticas de otros partidos o proyectos irreconciliables, por eso formamos parte de un mismo partido. He firmado el manifiesto ‘Recuperar la ilusión’, concuerdo con mucho de lo que plantean las compañeras de ‘Podemos en Movimiento’ y formé parte de la lista y el proyecto de Claro que Podemos para Vistalegre I. No puede no haber proyectos y estrategias distintas, pero caben necesariamente en Podemos. Son, de hecho, lo que define y asegura la pluralidad en Podemos. Concebir la diferencia en términos de batalla interna o de incompatibilidad programática es todo menos un paso adelante en la democratización y la organización de la pluralidad. -Si queremos discutir de los proyectos y las estrategias, y elegir a los perfiles más capaces o adecuados para llevarlos a la práctica, no nos queda otra que separar en el tiempo las votaciones. Y es que, esta vez, tenemos tiempo.