POLÍTICA DE EMPLEO

Programa de Ekarrekin Podemos (descargar)

Apostamos por una política de empleo caracterizada por:

Un avance hacia la progresiva aplicación de la jornada laboral de 35 horas, sin reducción salarial, como medida de generación de empleo y reparto de rentas, tanto en el sector público como en el privado a través de las cláusulas sociales en los contratos públicos. Introducir políticas públicas que impulsen la reducción de jornada laboral ligadas a la generación de nuevos contratos (contratos relevo, etc...)

Instar al gobierno central a la derogación de las reformas laborales aprobadas por los gobiernos de Zapatero y Rajoy y aumento de las inspecciones de trabajo con el objetivo de perseguir los abusos empresariales. Especial atención a las zonas rurales y empleos de baja cualificación donde se dan la mayor parte de los abusos.

Plan de lucha contra el desempleo aumentando el gasto en servicios públicos dirigidos a sectores como la dependencia, educación, sanidad, energías renovables, cooperativas y transporte público.

Ley del Estatuto Básico del empleado público que garantice los derechos de negociación de las condiciones de trabajo y cumplimiento de lo acordado, y regule salarios máximos.

Refuerzo de los servicios públicos como la sanidad o la educación aumentando las diezmadas plantillas actuales garantizando de esta manera un servicio de mayor calidad con atención más personalizada.

Fomento del cooperativismo y apoyo a aquellos trabajadores y trabajadoras para que puedan recuperar y gestionar sus empresas en crisis. Apoyo a las iniciativas de “Economía del bien común”.

El diálogo con los sindicatos como piedra angular de las políticas de empleo, atendiendo a sus recomendaciones tanto para la mejora de la calidad del empleo como para la lucha contra el desempleo.

En esta línea proponemos:

Reclamamos empleos dignos, es decir, estables, seguros y con derechos, y esto supone concertar las políticas teniendo en cuenta esta exigencia, desde el empleo público a las políticas de estímulo al empleo, fiscales o de apoyo a la inversión y a la contratación que realizan las administraciones.

Es importante incentivar la utilización del contrato de relevo por parte de las empresas y convertirlo en una auténtica herramienta de solidaridad intergeneracional a favor de la juventud. Promover desde la institución el adelanto de la edad de jubilación y sustituir, en las mismas condiciones de contratación fija, a una persona joven en el puesto de la persona jubilada.

Las Administraciones públicas han de liderar la implantación de programas de reparto del trabajo. La dimensión de sus plantillas les permite realizar los ajustes precisos y el nivel retributivo del que disponen puede animar a muchas personas a trabajar jornadas más reducidas o a demandar excedencias. Las nuevas contrataciones públicas deben ser fijadas en jornada semanal de 32 horas. Es preciso revitalizar las ofertas públicas de empleo frente a la amortización y la subcontrata de servicios a empresas privadas, con trabajos precarios y mal retribuidos.

Conciliación de la vida laboral y personal. Creación de una red pública de escuelas infantiles desde 0 años, que cubra las necesidades. Además de la creación de servicios públicos para facilitar la conciliación de la vida laboral y personal, hay que impulsar nuevas medidas como mejoras en las condiciones de excedencias, reducción y flexibilidad de horarios. También se debe ampliar el permiso de maternidad y paternidad.