Blogs Blogs

Atrás

Manipulaciones en jornada de reflexión: mi opinión sobre el 155 y el referéndum

JUAN CARLOS MONEDERO
Politólogo

La honestidad no es la virtud general de los medios en España. Viene siendo así desde hace mucho tiempo. Tampoco la honestidad ha brillado en algunos actores políticos que no han dudado en usar la mentira en la campaña catalana. Hay una lista de odiadores producida en esta campaña que tendrá que ser estudiada como ejemplo de locura insana. Mentiras que llegan hasta la frontera de las elecciones. Miente que a lo mejor arrancas algunos votos. Un eslogan muy democrático. Quien mire lo que he escrito en los últimos meses se encontrará con que he mantenido invariablemente cinco opiniones:

1. El comienzo del laberinto catalán arranca con Mariano Rajoy recogiendo firmas contra el Estatut aprovechando su injerencia en el Tribunal Constitucional. El PP renunció a tener votos en Catalunya usando el odio hacia los catalanes como una manera de ganar votos en el conjunto de España.

2. El movimiento popular catalán por el derecho a decidir, que nace del 15M, ha sido un movimiento enorme sorprendente en el conjunto de Europa. Sólo ha tenido un problema: que Convergencia, luego reconvertida en PdeCat por el pasado de corrupción, recortes y represión que arrastraba, lo quiso dirigir, tomando decisiones que conducían a callejones sin salida. El movimiento apostaba por el derecho a decidir, no por la independencia.Como estrategia electoral, a algunos actores del independentismo les venía bien tener enfrente a un PP que estaba deseando dejar de hablar de corrupción y recortes para recuperar el “España se rompe”. Ciudadanos y el PSOE iban a rebufo. El bloque monárquico del 155 y el bloque independentista estaban servidos. Y Puigdemont, sorprendentemente, no convocó las elecciones.

3. La aplicación del 155 es inconstitucional. En ningún lado pone que se pudiera, con base en ese artículo, suspender la Generalitat, el Parlament y la decisión que votaron las catalanas y los catalanes. Eso es lo que quiso escribir Fraga en la Constitución en 1978. Y el constituyente le dijo que no. Luego la voluntad del constituyente, por tanto, fue contraria a la interpretación aplicada por el gobierno del PP del 155, lo que ha motivado un recurso de inconstitucionalidad de Unidos Podemos y las mareas. Y el problema no es solo catalán: el PP, si se sale con la suya, querrá aplicar el 155 en toda España. Y, de hecho, la misma lógica es la que está aplicando en los ayuntamientos del cambio:

4. La aplicación ilegítima del 155 viene acompañada de decisiones igualmente ilegítimas como el encarcelamiento de Junqueras, los Jordis y varios ex Consellers. Son presos políticos, como lo era Rosa Parks en los democráticos Estados Unidos cuando fue detenida por un hecho político como fue sentarse en la parte de alante de un autobús siendo negra. Comparar a Junqueras, los Jordis o los ex Consellers con los corruptos del PP en la cárcel es intolerable y forma parte de la manipulación grosera con la que se presenta lo que está pasando en Catalunya.

5. La única salida para cerrar la “herida catalana”,arrastrada desde el siglo XVIII por no quererse entender desde los gobiernos de España que Catalunya es una nación, es un referéndum pactado con el Estado. Ese referéndum reclamará medidas previas (la Ley de Claridad de Canadá es un buen precedente) y es conveniente que ese referéndum tenga lugar en un clima de entendimiento que rebaje la tensión que llega hasta el mismo día de las elecciones. Hay que aprender de lo que pasó en el Brexit. Votar es la única solución y corresponde a todos los actores políticos rebajar la tensión para que un referéndum tan relevante para el futuro de Catalunya y el de España refleje en verdad lo que piensan los catalanes.

Esto es lo que vengo opinando (abajo dejo varios articulos de los últimos meses con estas opiniones). Un día antes de las elecciones, otra vez la manipulación viene a hacer campaña no con lo que en mi caso pienso, sino con lo que medios interesados y actores políticos interesados quieren presentar para ver si arrancan algún voto o logran hacer daño. Triste. Después de esta campaña, tanto los medios como la política tienen mucho menos brillo. Ojalá mañana triunfe la sensatez y las catalanas y los catalanes puedan contar a partir del viernes con quienes han mantenido el rigor durante todo este tiempo, con los que no han dado volantazos, con los que ha recordado que lo social es prioritario y terminar con las desigualdades urgente para el futuro de Catalunya, con los que han apoyado desde el comienzo un referéndum pactado, con los que quieren salirse de la lógica de bloques que bloquea cualquier salida. Y ojalá, pero éste sé que es un deseo hueco, los medios dejen de manipular y los políticos que viven de la mentira sean señalados como mentirosos.

(Artículo publicado en el diario Público el 20 de diciembre de 2017)

Comentarios